Desde que viví la ECM, para mí es diferente el significado que se aplica a la “Conciencia”, al que habitualmente se enciende sobre ella como “Consciencia”. Una vez que experimentas las dos, te das cuenta de las diferencias que hay entre una y otra, y esas diferencias no son consecuencia de la “s” que varía entre ellas.

 

Para mí, la conciencia es el conocimiento que tiene la personas de sí mismo, de su entorno y de los conocimientos adquiridos a lo largo de su vida.

 

Pero desde que tuve la ECM, la palabra Consciencia tomó un significado algo distinto al que tenía de ella hasta entonces, se amplió. Desde ese momento, para mí, como he dicho antes, su significado se amplió, pues comprende todo lo aprendido y/o almacenado en la Conciencia, asociando a esos otros conocimientos , llamados por algunos dimensiones, planos energéticos, espirituales y multidimensionales.

 

 

Muchas, o casi todas las personas que hemos experimentado una ECM, sí que hemos experimentado lo que llamo “Consciencia Multidimensional”. Según lo que nos indican los Principios Generales de la Teoría Cuántica, sólo podemos o conocemos una parte de nuestra realidad, que al fin y al cabo será “nuestra realidad” la de la persona que la observa, por lo que basándome en esta teoría la “Conciencia” que se tiene en el más allá, es totalmente desconocida aún para la gran mayoría de los seres humanos, y por lo tanto, aun habiendo científicos que sí que investigan la Conciencia,, al igual que su ubicación, todavía para ellos ésta sigue siendo una gran desconocida.

 






   LIBRO