3 de Noviembre

 

ECLIPSE ANULAS DE SOL

 

y sus influencias energéticas

Desde el año 2010, tanto en charlas como en algunos artículos, fuimos hablando de los cambios energéticos que cada uno de los años nos traían, sumados a la vez a las distintas energías que tanto los eclipses como los equinocios nos llegan a influenciar  por las fuerzas energéticas  que conllevan, y que a su vez colaboran en los cambios de conciencia y energéticos que el ser humano ha ido realizando.

 

 

 

Centrándonos en el " Eclipse anular " diremos que :

 

 

 

Cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, quedando los tres cuerpos alineados, y el cono de sombra intercepta la superficie terrestre, se produce un eclipse total de Sol

 

 

 

Los tamaños del Sol y la Luna vistos desde la Tierra parecen coincidir: aunque el disco lunar es 400 veces más pequeño que el disco solar, la Luna está 400 veces más cerca de nosotros que el Sol, razón por la cual se pueden producir los espectaculares eclipses totales de Sol.

 

 

La órbita de la Luna es elíptica, con lo que su tamaño visto desde la Tierra varía un poco, aunque la variación en tamaño es pequeña (de un 10% aproximadamente, sin ser apreciable a simple vista), sí que es suficiente como para que en alguno de los casos anteriores no logre ocultar por completo el disco del Sol, quedando visible un fino anillo luminoso. En este caso, se dice que se produce un eclipse anular de Sol.

 

 

Partimos de que la noche del día 3 habrá luna nueva. Todos sabemos que la luna afecta al ser humano, pero al ser luna nueva se verá amortiguado el efecto, aunque no por ello afectará menos, solamente será más suave en su percepción en vez de ser más intensa como sería en el caso de ser luna llena.

 

 

 

Es evidente que con el eclipse habrá una serie de cambio energéticos, que, de la misma manera que los cambios meteorológicos afectan al ser humano, tanto física como anímica y emocionalmente, estos cambios e interferencias energéticas momentáneas que surgen a consecuencia del eclipse de la meteorología se suma a las energías telúricas y astrales, de la fase lunar,más las energías del grupo de personas con las que cada individuo se relaciona, más otras energías globales y/o generalizadas, más las individuales de cada ser humano... la suma de todas ellas nos da como resultado unas fuerzas energéticas muy fuertes, que cada uno de nosotros debe hacerse con ellas, controlarlas positivamente e integrarlas individualmente para su beneficio y el de los demás, si la energía no se comparte se termina bloqueando o perdiendo.

 

 

 

Estas sumas de energías  pueden causarnos alteraciones energéticas llegando a sentir físicamente dolores de cabeza, mareos, dolores musculares y cansancio, de la misma manera que pueden sentirse cambios anímicos a los que no encontraremos un motivo aparente.

 

Es conveniente en estos casos unas respiraciones profundas y si os gustan los aromas de incienso la lavanda es muy aconsejable, pues armoniza y ayuda a reequilibrar las energías a parte de tener una aroma relajante y fresco

 

 

 

Como ya se ha dicho esas energías son fuertes, y no se harán notar, a nivel general de golpe en el mismo momento del eclipse, sino que su fuerza se hará notar más según vaya pasando el tiempo, perdurando hasta final de año, uniéndose al comienzo del año próximo, 2014.

 

 

 

Como en años anteriores, vamos a realizar una base numerológica del año actual uniéndola con las energías que se nos aproximan para que nos resulte más fácil encauzar esa nueva fuerza energética.

 

 

Desglosando el año...

 

Como hemos dicho en las veces anteriores el nº " va a acompañarnos durante todo este siglo y va a ser la base en su significado.

 

Este nº nos está indicando que es tiempo de conocimiento, estos conocimientos los iremos adquiriendo por medio del conocimiento interior , pero ese conocimiento no es adquirido de forma intelectual por medio de los libros, aunque este sirve de apoyo, sino por el aprendizaje y la transmutación interior por medio del Amor.

 

Otra de las acepciones que tiene, nos indica la gran importancia que tiene la Madre Tierra en el Ser-Humano.

 

Simplemente si analizamos su interpretación vemos que nos está hablando de la gran importancia que tiene nuestro aprendizaje en el plano en el que estamos, en el plano físico terrenal, con la madre tierra aportándonos todo lo necesario para nuestra subsistencia física llegando a crecer espiritualmente.

 

Lógicamente, los números también nos indican su aspecto negativo o extremo opuesto, que por lo general suele ser el aspecto contrario al positivo. La polaridad en acción en cada uno de ellos.

 

El nº 13, temido por muchos y amado por otros...

 

Es un número de gran fuerza que nos  indica cambios, transformaciones. Cambios materiales que nos anuncia un giro importante o transformación en toda nuestra vida.

 

Destrucción  (material, de ideas o creencias) y renovación .

 

Este número tan temido por muchos también tiene connotaciones positivas pues la renovación puede ser más o menos dificultosa pero el cambio está ahí y su resultado va a depender mucho de la energía con la que le hagamos frente , la polaridad sigue mostrándose en los resultados. De ahí siempre nuestra insistencia en estar siempre albergando la positividad aún cuando las dificultades estén en nuestro día a día. Recordar que tras la tormenta  el sol saldrá de nuevo.

 

La suma de los dos número nos habla del número 6. Este número nos indica dudas en las decisiones que se nos presenten, pero también nos indica responsabilidad y compasión con los demás y sobre todo con la familia

 

Por lo que a este año 2013, del que ya nos queda poco para concluirlo, nos dejará a lo largo de  este mes de noviembre unas vibraciones energéticas muy fuertes, esperando a que llegue la apertura del portal correspondiente al solsticio de invierto, que será el 21 de diciembre, en el que el día 17 de diciembre será  luna llena, llevando con ella la fuerza, vitalidad y emoción con la que nos envuelve.

 

Nuestro consejo para el día 3 de noviembre, meditar por la noche al ser posible y poner alguno de los aromas de lavanda, sándalo, limón o melisa, que ayudará al reequilibrio de las confluencias energéticas de ese día dando paso a otro día con la fuerza de todas ellas ya armonizadas

 

Esperamos que las fuerzas energéticas de este día sean totalmente positivas para vosotros.