HOMEOPATIA

Derivada del griego homoios “similar” y pathos “sufrimiento / enfermedad” , es una forma de tratamiento basada en la experiencia de Samuel Hahnemann, médico alemán del siglo XVIII, que observó que los mismos síntomas que produce una sustancia tóxica a una persona, utilizando dosis mínimas de esa misma sustancia, tan pequeñas que no puede detectarse ni su existencia en lo utilizado con los métodos de laboratorio más sofisticados, curaría los síntomas tóxicos que habría provocado a dosis normales. Creó la ley de la similitud, cuya premisa fundamental es que “lo similar se cura con lo similar”.


Esta forma de tratamiento intenta actuar en el individuo en su conjunto pudiendo equilibrar o curar a un sujeto en su totalidad o unidad, física, emocional y energéticamente.


A diferencia de los medicamentos alopáticos que aún en dosis pequeñas tienen efectos secundarios, la homeopatía intenta curar al paciente en todos su ser con preparados que lo más dañino que pueden producir es nada, pues si no conseguimos la curación con lo prescrito, al menos, no produciremos ningún efecto nocivo por su uso. Puede utilizarse de forma combinada con cualquier terapia, teniendo unas sencillas normas de uso.

Reconduce  tu salud con esta forma de tratamiento.